Instagram

viernes, 12 de julio de 2013


-El mar, ¿sabes? Él nunca vio el mar, y yo siempre le prometí que un día nos sentaríamos juntos en la arena, que haríamos castillos y fingiríamos ser los dueños de un imperio, que le enseñaría a esquivar las olas y a nadar contracorriente. Y no he sabido cumplirlo. Ni siquiera he tenido el tiempo o la oportunidad, simplemente, creí que no iba a desaparecer tan rápida y repentinamente de mi vida. Idiota de mí, pensé que la muerte no se lleva a los que tienen compromisos pendientes en la tierra y le hice mil promesas, y no he sabido cumplir ninguna.
-No es culpa tuya.
-Sé que no es culpa mía, pero tampoco sé a nadie más a quien poder culpar.
-Pues deja de buscar culpables. Son.. cosas que pasan.
-Pero esas cosas se hacen más llevaderas cuando tienes a alguien sobre quien descargar la culpa.
-¿Y de verdad echarte a ti misma todas las culpas lo hace más llevadero?
-No. Pero echarme las culpas hará que nunca se me olvide que me quedan promesas por cumplir, y que ya que él no está para cumplirlas conmigo, tendré que cumplirlas por los dos.

1 comentario:

  1. visitar mi nuevo blog:
    http://susurra-al-viento.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.