Instagram

miércoles, 3 de julio de 2013

.

Llegue a odiar muchas cosas. Lo que más llegué a odiar fueron los domingos, porque era el comienzo de todo otra vez, de un sentimiento que no ahogaban ni las copas que se desbordaban sobre la barra de aquel antro donde acostumbre a pasar mis domingos. Y allí estábamos otra vez mi orgullo y yo, después de un año sin ella, y con todas esas cosas que nunca la dije. 

Al final, resultó que todo lo que me quedó de ella era lo mismo que me hizo perderla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.