Instagram

viernes, 29 de marzo de 2013

Ella estaba asustada, aterrada, temblaba ante cualquier ruido o pensamiento que pasaba por su cabeza. Él se limitaba a abrazarla y a susurrarla que nada iba a salir mal, que él no dejaría que nada saliese mal. La besaba en la frente y conseguía alejar así sus temores más profundos. 
Fuera de su escondite, se oían los gritos ahogados de los que pedían socorro sin saber ni a qué ni a quién.
Ella cerró los ojos con fuerza, queriendo sacar de su cabeza las imágenes que se iban formando a medida que el alboroto se acercaba. Él canto en su oído para invitarla a caer en un mundo mejor donde todo estuviese al alcance de sus sueños.
Pero ella no durmió, permaneció despierta hasta que todo pareció haber terminado.
Entonces abrió los ojos, lo miró y sonrió. Él añoraba esa sonrisa. 
-¿Ha acabado?
-Ha acabado.
-¿Nos hemos salvado?
-A mí me salvaste el día que me dejaste formar parte de tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.