Instagram

sábado, 4 de agosto de 2012

"Tengo un problema. Y es muy grande, porque, en realidad, tú eres mi problema. Bueno, no eres tú. Es tú forma de ser, que me tira para atrás. Te quiero, pero nunca te lo he querido decir. Te conozco y sé que tendrías dos posibles formas de reacción: quedarte petrificado o echarte a reír. Ambas me asustan. Aunque supongo que lo único que siempre me ha asustado es que llegase otra y la dijeses que la necesitas. Y entonces yo ya sí que no sería nada. Mírame, ¿qué se supone que soy ahora? Sólo la idiota que sueña con despertarse en tu cama algún día. Sí me quitas eso, estoy perdida. Pero no voy a pedirte que corras detrás de mí, no soy así y no quiero hacerme más ideas equivocadas. Ya ha dolido bastante. Pero si que voy a pedirte que de vez en cuando te acuerdes de mí. No sé, de mis ojos, de mi sonrisa, de mis chistes malos o de como me ponía de nerviosa cuando te acercabas. Alguna vez. Con eso me vale. Me hará feliz pensar que en algún momento de nuestro futuro, nos estaremos encontrando en nuestro pasado, en los recuerdos que compartimos. Yo no dejaré que nada los borre. Ya sé que va a doler, pero también sé que por muchos tíos que pasen por mi vida, o por mi cama, a ninguno podré quererle como te quiero a ti. Así que déjame que me lleve algo que necesite de verdad, todo lo de la maleta son bobadas sin importancia. Saber que fuiste real es una necesidad."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.