Instagram

jueves, 2 de agosto de 2012

Si pudiera elegir, sería más alta y más delgada. Tendría el pelo más largo y menos fosco. Tendría los labios más carnosos y menos arrugas en la frente. Tendría una mirada felina que atrajese presas, y un cuerpo de pasarela. Sacaría todos mis defectos y sólo me dejaría uno: "demasiado espontánea".
Es lo que intento ser cada día, una caricatura casi perfecta de mi definición de perfección, pero por ahora sólo llevo fracasos. No me gusta llevar maquillaje hasta las orejas y no aguanto con los tacones puestos 24 horas seguidas. Me pierde el chocolate, y nunca me preocupo de mi pelo cuando salgo de la ducha. Soy una sentimental y me pongo triste hasta con el telediario. Soy la que más grita viendo una película de miedo. Parezco la más débil, pero no lo soy. Me cuesta quitarme la coraza delante de la gente y por eso nunca lloro en público, aunque sola me hundo, sé mantener la compostura y poner una sonrisa aunque me quiera morir.
Tengo tendencia al masoquismo. Si me duele, aprieto los dientes, si no me mata, me hará más fuerte.
Y ya han sido tantas cosas las que me tendrían que haber matado, que temo ser inmortal.
Tengo más complejos con mi reflejo de los que tengo con la luna, siempre tan brillante y tan bonita, tan fuerte e independiente que aunque esté sola, sale cada noche.
Quien pudiera ser la luna, o al menos una estrella.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.