Instagram

domingo, 5 de agosto de 2012

Al principio todo era un juego, el típico juego en el que perdía el más débil o el más despistado que olvidaba que nada era real. Empezaba con miradas, primero cuidadosas, después descaradas. Seguía con sonrisas, sonrisas de medio lado, naturales y kilométricas. Desembocaba en besos, primero en la mejilla, bajaban al cuello y acababan en la boca. Terminaba en la cama, como casi todos los juegos.

No sé quien propuso, ni quien invento esta tontería, pero una vez que empezabas no había forma de parar. No apostamos nada, pero creo que yo ya perdí bastante cuando empezaste a sólo importar tú y después recordé que en realidad nunca te había tenido.


174725660512650506_fd0qckaa_f_large

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.