Instagram

viernes, 6 de julio de 2012

Young, wild and free


Nos las damos de fuertes, de valientes, de que nadie puede con nosotros. Fingimos que las cosas no nos afectan, lloramos a escondidas para que no nos vean, aprendemos a reír cuando queremos llorar, decimos lo que creemos que quieren escuchar, y nos callamos lo que en realidad pensamos. Nos hacen daño, y exageramos, hacemos daño y nunca pensamos en lo que estamos haciendo.
Queremos ser lo que no somos, y nos comportamos como niños. 
Nos arrepentimos de lo que ya hemos hecho, y también de lo que no hicimos. 

Perdemos la cabeza por quien pierde nuestro número. Conocemos la decepción a una edad temprana, y también aprendemos pronto que querer y poder no van unidos. 
Nos apoyamos en nuestros amigos, maduramos con ellos, y pasamos con ellos los mejores momentos, pero también los peores.
Detestamos que nos digan lo que tenemos que hacer. Nos gusta equivocarnos solos. Equivocarnos sin que alguien pueda decirnos "te lo dije". 
Buscamos que nos entiendan, pero ni nosotros mismos lo hacemos. 
Somos competitivos. Queremos ganar, ganar siempre. 
Queremos que nos quieran, aunque nosotros no sepamos querer, y aunque no nos lo merezcamos.
Pensamos que es el fin, y no nos damos cuenta de que esto es sólo el principio.
Decimos que se nos viene el mundo encima y ni siquiera conocemos el mundo.

¿Y qué más da? Sabemos que no va a ser fácil, pero a veces es ahora o nunca.
Ahora, es ahora o nunca.

2 comentarios:

  1. bella entrada de verdad, no se como llegue aqui, pero ya que estoy te comento, tienes razon en lo que escribiste, muchas veces tengo esa sensación de que el mundo se me cae encima y que no puedo hacer nada para arreglarlo, como si tuviese mis manos atadas, pero en realidad soy yo la que se a atado las manos, lo importante es salir adelante y luchar por lo que queremos, bella frase la ultima, besazos y me encantaron las canciones ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, te lo agradezco mucho:)
      Me alegro mucho de que te gustase (:

      Eliminar

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.