Instagram

martes, 3 de julio de 2012



Me ha costado, pero por fin he descubierto porque duele tanto cuando pierdes a alguien. No es por lo que ellos han hecho por ti, es por lo que tú has hecho por ellos. El ser humano es egoísta por naturaleza, y hacer, dar o regalar parte de nuestro tiempo en otros es un gesto de cariño. Por eso, cuando pierdes a alguien, empiezas a recordar todas las cosas que has hecho por él, todas las veces que le antepusiste a tus propios intereses. Y te duele pensar que pudiste hacer mucho más. Te duele pensar que ya no podrás hacer nada.

Cuando se han ido, lo único que podemos hacer es recordarles, recordar que pudimos hacerles felices por estar a su lado. Y eso, les hará inmortales. Al menos, en nuestro corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.