Instagram

martes, 10 de julio de 2012

-¿Escribes? 
-No, escalo el Everest, ¿tú qué crees?
-Vale... ¿y qué escribes?
-Mi historia
-¿Y de qué va tu historia?
-De una idiota que se enamora.  Y lo hace de tal manera que pierde la cabeza por otro idiota que sólo la ve como a una más. Pero ella no se rinde, e intenta llamar su atención, y para ello se traiciona a sí misma y a los que quiere. Cambia. Entonces él la besa y ella se siente como una princesa, no sé da cuenta de todo lo que está dejando atrás. Él la enamora cada día más, hasta que un día deja de llamarla y de contestar a sus mensajes. Ella lo busca y lo encuentra con otra, así que se derrumba. Pero lo hace sola, porque todas las personas que necesitaba han dejado de necesitarla. Le odia. Rehace su vida de la manera que puede. Y el día que decide que ya ha perdido demasiado tiempo autocompadeciéndose, él llama a su puerta diciendo que se equivoco, que la echa de menos,... que la ama como a nada. ¿Y ella qué hace? Volver a encerrarse entre cuatro paredes, buscando respuestas en el fondo de una botella. Pero sólo hay una respuesta: le quiere, nunca dejo de hacerlo. Ni siquiera llegó a odiarlo, sólo se odio a sí misma por quererle demasiado... Fin
-¿Fin?
-Fin
-No puede acabar así
-¿Por qué no?
-Porque en las historias, el amor siempre triunfa.
-Y por eso nadie quiere oír hablar de cuentos de princesas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.