Instagram

jueves, 12 de julio de 2012

Desde siempre, y para siempre

Dentro de un par de años, cuando estés metiendo toda tu vida dentro de una caja, cuando estés amontonando tus recuerdos para llevártelos lejos de tu hogar, sé que encontrarás esto, y volverás a mirarlo una y otra vez, como hiciste en su momento. Y volverás a reír y a llorar a la vez. Tranquila yo también lo hago. 
Supongo que es por eso de que en algún momento llegamos a ser sólo una. ¿Cómo no serlo? Si de veinticuatro horas, estábamos juntas veinticinco, que después de tanto tiempo juntas, sé nos acabaron pegando las cosas de la otra. Yo sonreía y tú te morías de la risa, tú llorabas y yo me deprimía, yo decía "¿capaz o incapaz?" y tú contestabas "capaz". Siempre.
En la de líos que nos habremos metido juntas. Sí, el noventa por ciento de las veces fue por mi culpa, pero no me digas que te arrepientes de una sola de las veces que conseguimos que el mundo se enfadara con nosotras, porque no me lo creo, porque eso era lo más divertido: demostrar que aunque intentaran separarnos no lo conseguirían, nosotras eramos un equipo.
¿Discutimos alguna vez? Si lo hicimos, yo ya ni me acuerdo. Siempre me dabas la razón. Ahora lo pienso y me río. Creo que al final acababas dándomela para que me callara la boca y no empezara a intentar convencerte con mi "poder de persuasión".
¿Te das cuenta de cómo hemos cambiado? No me refiero sólo a físicamente, me refiero en todos los aspectos. ¡Quién iba a decirles a esas dos niñas que algún día empezarían a preocuparse porque no saben que ponerse, que los chicos empezarían a ser interesantes, que la talla de la ropa las atormentaría! 
¿Sabes? Cuando pienso en nosotras, también nos imagino como el ángel y el demonio. Tú siempre tan buena y yo siempre tan perra. Y al final ni yo soy tan mala como parecía, ni tú eres tan buena como aparentabas.
 Lo pienso y me doy cuenta de que eramos más valientes cuanto más pequeñas eramos.
¿No es gracioso? Nosotros nos hacemos grandes, mientras otras cosas se van haciendo pequeñas. 
Hicimos muchas cosas mal. Pero nos equivocamos cuando debimos hacerlo, y aprendimos de nuestros errores, y me siento orgullosa por no haberme equivocado sola, porque además, no se me ocurre otra persona mejor con la que podría haber compartido tantos golpes.
Voy a dejar de ponerme sentimental hablando del pasado, ya he dejado claro que es mejor que el presente. Sólo quería recordarte que, es ley de vida y que todos tenemos que dejar alguna vez el lugar donde están nuestras raíces, pero eso no significa que detrás pueda llegar alguien y sustituirnos. En la mayoría de los casos, somos insustituibles. Y por eso, cuando tú te vayas, a mi me quedará un hueco en mi vida, uno muy grande. Al final y al cabo, eramos una, ¿no? 
Esto es sólo una forma de decirte que te voy a echar mucho de menos, queriendo explicarte por qué.
Sé que me estoy adelantado, que quedan dos años todavía, y que aún después, nos queda mucha guerra que dar. Pero en los últimos meses, he aprendido que tienes que decir las cosas como las sientes en cada momento, porque un "luego" puede convertirse en un "demasiado tarde". Y no quiero que más personas que quiero me dejen sin saber lo mucho que significan para mí.
Así que, prima, hermana, mitad, dilo como quieras, porque no dejan de ser palabras, y en la vida lo más importante son los hechos. Y tú me has demostrado ser una de las personas sobre las que está construido mi mundo. Que si tú me faltas, yo me derrumbo. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.