Instagram

martes, 26 de junio de 2012


Han hablado de mí sin conocerme. Me han querido y me han odiado. Me han hecho daño y me han hecho la más feliz. 
He crecido y he madurado. Deje de creer en príncipes y princesas, y empecé a creer en rollos de una noche, amistades que demuestran muy poco, resacas un jueves a las dos de la tarde, ojos rojos no sólo de llorar, reproches hacia ti misma por no estar a la altura, hambre porque estás demasiado gorda, maquillaje para fingir ser quien no eres, ropa con la que no estás cómoda, y el resto de mierda que hay que soportar para ser una más de la sociedad.
Y con todo lo bueno y malo, yo he salido de baches y me he tropezado con la misma piedra muchas veces, tantas que acabe cogiéndola cariño. Tanto, que sé todo el daño que me hace y aún así ahora soy yo la que se esfuerza con encontrarme con ella. Tanto, que acabe poniéndola nombre y apellidos. Tanto, que ya no sé, y si supiera no querría, vivir sin ella. 

Me he hecho daño a mi misma, más de lo que nadie se puede hacer. Me he odiado más de lo que nadie puede odiarse, y eso me ha hecho fuerte.
Ahora sé lo que me espera. Lo que me espera es todo lo que he dejado sin hacer, por pereza o por miedo. Sólo vives una vez, así que, hazlo, y deja tu huella.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.