Instagram

viernes, 22 de junio de 2012

Conmigo, quien quiera, contra mí, quien pueda.

Las malas historias sucedieron para ser contadas, y yo ya tengo la boca seca de contar que mi vida ha ido de mal en peor, que siempre creo que no puede ser peor, pero sucede algo que empeora todo. Y cada vez me es más difícil guardar la compostura, pero aún así muchas veces sigo fingiendo que estoy bien, que llevo una buena vida, que soy feliz.
Y sí, siento perder las formas en el momento más inesperado, siento ser tan bipolar, y siento que creáis que lo pago con quien no lo merece, pero en realidad creo que sé quien me da más comeduras de tarro y quien no. Y lo siento, pero bastante tengo con lo mío, no me hace falta lo de nadie más para pasarlo mal.
Si todo esto hubiera pasado hace dos años, habría actuado de otra forma, pero (lo siento otra vez) he cambiado. Y no digo que este orgullosa de este cambio, pero lo que no te mata te hace más fuerte, y yo he deseado morirme tantas veces que creo que acabaré siendo inmortal.
Y una cosa más, estoy harta de pedir perdón, porque creo que no tengo porque hacerlo. Cada uno sabe lo que hace con su vida. Pero todo lo que haces tiene sus consecuencias, y yo ya estoy de pagar por todos por querer ayudar, por querer sentirme mejor persona o mínimamente valiosa.
Seré una mierda de persona toda mi vida, una egoísta y acabaré sola. Pero mejor sola, que mal acompañada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.