Instagram

sábado, 12 de mayo de 2012


Es sentir que no estás a la altura, que todo se te ha quedado grande. Que ya no sólo es la ropa de hace un año la que se te cae cada vez que te la pruebas, que hay algo más. Que cada vez que buscas tu autoestima, te das cuenta de que está por lo suelos.
Que en realidad, todo en lo que crees se ha derrumbado, que todo tu mundo se está yendo al garete, y llegas demasiado tarde como para frenar está situación.
Y cuando ya es demasiado tarde, es cuando empiezas a asumir que no existe la suerte, a menos que sea de la mala, que la felicidad sólo sobrevive en periodos cortos y en sitios pequeños. Que la vida, cada uno la entienda como la entienda, es demasiado corta para ofrecer segundas oportunidades.
Que tener relaciones con otros es esencial, pero que al final dejamos este mundo de la misma forma que llegamos a él. Solos. Así que, sí, es muy bonito poder confiar en los demás, pero somos a nosotros mismos a quien no debemos fallar nunca.
Que en realidad, confiar en nosotros es lo único que importa en la vida. Confiar en que, aunque veamos el vaso medio vacío, llenarlo otra vez no es tan difícil. Aunque a veces sea de lágrimas -no siempre de tristeza- pero el vaso se llenará, y así se harán la marcas de vaho en el vaso, describiendo una montaña rusa, con subidas y bajadas, una y otra vez, como en una espiral de ondas, que gira hasta morirse en el suelo, como todo lo que conocemos.


Si algo he aprendido, es que hay que seguir adelante para salir adelante. Y eso es lo que voy a hacer, seguir adelante, porque la única forma de salir de un túnel, es atravesándolo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.