Instagram

domingo, 25 de marzo de 2012

Adiós abuela...

En cierto modo, supongo que sabía que este momento llegaría tarde o temprano, sólo que esperaba que fuese más tarde que temprano.
Pero las cosas no siempre son como uno quiere que sean, uno va perdiendo pedazos de sí mismo hasta que sólo le queda la esperanza de que le despierten y descubra que todo ha sido una pesadilla, que en realidad la vida sigue. Para todos.
Pero, como he dicho, las cosas no son siempre como uno quiere, y hoy nadie va a despertarme y me va a decir que tú sigues aquí a mi lado, y que me queda todo el tiempo que he malgastado en nada, para pasarlo contigo. 
De verdad, se me hace imposible creer que ayer estuvieses todavía aquí, y hoy estés tan lejos. Y que no vayas a volver nunca.
Se me hace imposible creerlo, porque no quiero creerlo, porque no sé que va a ser de nosotros sin ti, que eras la fuerte, la que siempre te animaba a seguir, los cimientos en los que todos nos apoyábamos cuando no sabíamos donde caernos, el puerto seguro. Eras tú, y nadie puede ser como tú.
Se me han quedado tantas cosas por decirte, que si de verdad pudiera recuperar el tiempo que he perdido, aprovecharía cada segundo contigo. Pero el tiempo no se recupera.
Así que ahora sólo me queda llorar, y desahogarme, y echarme la culpa por ser tan mala y tan egoísta. Y de que a pesar de lo mala que era, tú estabas orgullosa de mí.
Gracias por todo abuela, por ser como eras, por lo bien que hacías todo, y lo bien que nos hacías creer que lo hacíamos los demás. Gracias por enseñarnos a ser un poco mejores. Más como tú y menos como nosotros.
Gracias, porque aunque te hayas ido, una parte de ti se queda aquí con nosotros, y es la parte que nos hace falta para seguir adelante, como tú querrías que hiciésemos. 
Te quiero muchísimo abuela, todos lo hacemos.
Y no voy a olvidarme de ti nunca, sé que de alguna manera sigues a mi lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.