Instagram

domingo, 5 de febrero de 2012

Una parte de todo lo que hacemos se queda con nosotros por siempre, ya sea para advertirnos "no vuelvas a hacerlo" o para aconsejarnos "sigue".
De él, me quedo el saber que las despedidas que más duelen son en las que no dices nada, y es en ese silencio cuando sabes que todo está acabado para siempre. Pero no puedes estar toda la vida al lado de alguien que entiende vivir como sentarse a ver como todo pasa, que lo convierte todo en rutina y acaba cerrándose en banda cuando habla de compartir algo con alguien.

Las despedidas duelen, y del dolor aprendes que por mucho que duela, el olvido siempre viene a socorrerte, a llevarse una parte de lo que has vivido. Y entonces puedes volver a empezar, con un poco más de experiencia en los ojos y unos moratones en el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.