Instagram

martes, 20 de diciembre de 2011

Mirar viejos recuerdos y asumir que tenías motivos para llorar.

Repasar los viejos álbumes que empezaban a acumular polvo en la parte más escondida de tu estantería. Mirar la de recuerdos que ya has olvidado, la de personas de las que ya desconoces todo pero que en su  momento estuvieron fuertemente unidas a ti, la de páginas llenas de desconocidos ahora.
Comprobar los cambios, que ya no eres la misma, que hace mucho que empezaste a ser otra. Y te abres la cabeza pensando en cual fue el detonante de todo esto, qué, hizo que de un día bueno el cielo acabará siendo negro, tanto como para esconder tu sombra.
Mirar las viejas fotos y asumir que cuando llorabas tanto, tenías tus motivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.