Instagram

viernes, 16 de diciembre de 2011

Mi teléfono no suena, supongo que eres tú.

Los días tardan en acabarse y las noches son interminables. Es lo que tiene perder las horas pensando en ese alguien que llegó a ocupar cada uno de los segundos de tu vida, y que, de forma indirecta lo sigue haciendo.
Y no va a llamar. No va a aparecer debajo de tu ventana para desearte buenas noches ni te va a despertar con una nota al lado del café. No va a volver, pero tú sigues esperando impaciente frente a la puerta, por si de un momento a otro se da cuenta de que huir no sirve cuando el corazón está asustado.


Como siempre que algo se acaba, ahora a empezar de cero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.