Instagram

viernes, 4 de noviembre de 2011

Todos necesitamos a alguien que nos salve


Existen dos maneras de hacer daño. 
Pueden pegarte una paliza, golpearte, derrotarte, dejarte tirada en el suelo rezándole a un Dios en el que ni siquiera confías, hacerlo físico, patear tus huesos y violar tus sentidos.
Pero también pueden coger todas las cosas que te importan, todo lo que has trabajado para estar aquí  y llevárselo, o destruirlo en cuestión de segundos. 
Y supongo que no es fácil de entender, pero prefiero que me maten a que se lleven lo que me mantiene viva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.