Instagram

lunes, 17 de octubre de 2011

¿Y si ahora la dijesen que se ha acabado? ¿Qué ya no volverá a su lado? Qué los "buenos días princesa" escritos en el vaho que deja la ducha, el olor de su colonia, el regusto del café recién mal hecho, el rugido de motor despidiéndose, ya no estarán para cuando ella los busqué cuando se despierte.
El mundo -su mundo- se vendría abajo, y ya no buscaría ninguna razón para cambiar las sábanas, para contestar al teléfono, para arreglarse, para salir de casa. Todos los recuerdos que se esconden en 30 metros cuadrados serían su sustento, y se encerraría con ellos para no perderlos, para no dejar que se escaparan también de su vida cicatrizada después de tantos malos tragos y de tantos caminos con espigas.
Quizás -muy probablemente- se ahogará en un pozo sin agua ni fondo, sola como se siente cuando él la da un beso de despedida y la dice hasta mañana. Y para cuando salga a flote será demasiado tarde, porque los recuerdos se habrán disuelto y él estará demasiado lejos para escucharla gritar.
Y tendrá que volver a empezar a pintar las paredes de la casa de otro color, y a mover los muebles de sitio para no volver a pensar en que hubo un momento y un alguien que lo lleno todo, pero que a veces eso de querer con el corazón no importa tanto, porque el corazón también es capaz de olvidar, y no puede depender de donde respira otra persona, no puede depender de nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.