Instagram

martes, 20 de septiembre de 2011

Si el camino tiene piedras, me apoyaré en los que sigan a mi lado

La historia interminable nunca fue interminable. Era lógico, porque nada dura para siempre. Y en la vida real no vale decir: "Yo quiero ser tu nada", porque siendo nada ya eres algo.
Siento decirlo, pero todos juramos en vano, porque prometemos que siempre estaremos al lado de alguien incondicionalmente de las condiciones meteorológicas y de lo que nos estemos preparando para el mañana.
Y al final las cosas giran, las personas cambian -o muestran lo que habían escondido ser-, las situaciones empeoran.
En estos años he aprendido que los amigoshastalamuerte se suelen quedar por el camino, que con las amigas de verdad no dejarás de tener contacto aunque sólo sea una llamada cada día a las 7 o una cena una vez cada 3 meses. Que los conocidos un día dejan de saludarte y no vuelves a preguntarte por ellos, que tus enemigos nunca se olvidan de tu cara, pero que con el tiempo te paran por la calle y te dicen: "¿te acuerdas de cuando...?" y entonces te ríes del pasado con el individuo más inesperado. Y después está el grupo por excelencia, esas que no son sólo amigas, que no son sólo las mejores. Son todavía más. Son las hermanas que olvidaron darte, las que te conocen desde que usabas pañales o las aunque no las tengas delante, saben cuando tienen que llamarte y consolarte, o echarse unas risas contigo. Son esas, con las que podrías pasar años y años en vela y todavía te faltaría tiempo para estar a su lado.
Son ellas.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.