Instagram

viernes, 9 de septiembre de 2011

Nunca creí demasiado en las historias de amor ni los finales felices, o nunca me imaginé montada sobre una Vespa circulando a 200 km/h por la autopista, abrazada a su cintura y dibujando corazones sobre su espalda.
No, la verdad es que jamás me he sentido capacitada para demostrar mis sentimientos sino tengo un papel y un boli, y jamás he sabido como reaccionar cuando te dicen un "te quiero".
Y si soy sincera, nunca me he preguntado que se siente cuando todo empieza a volverse negro, sólo por la misera razón de tener que decir adiós, que en el fondo son sólo hasta luegos exagerados por una mezcla entre la pena, la rabia y la inseguridad.
Lo siento, supongo que en este punto debo parecer una sensible, pero lo cierto es que es posible que os entienda más de lo que aparento. No se trata sólo de echar de menos a una persona , es también una parte de ti. Es un dolor punzante en el pecho que te coge y te dice: "voy a hacer que quieras morir, pero nunca te mataré". Y es levantarse por las mañanas y no ver el sol, porque lo que tu consideras el sol está a más de mil kilómetros.
¿Veis? En el fondo os entiendo, minímamente lo hago. Pero ahora entended vosotros porque no quiero entenderos.
Echar de menos a alguien no es tan malo, porque sólo es una prueba más de que es imprescindible en tu mundo. Contar los días, horas, minutos y segundos que faltan para verlo tampoco es malo, porque significa que es la única persona que ocupa tu mente 25 horas al día.
Y echar de menos a alguien no es tan malo, porque cuando te despides de alguien, lo normal es reencontrarte tarde o temprano. Y joder, puedo asegurar que el reencuentro será mejor que todas las noches del año juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.