Instagram

martes, 6 de septiembre de 2011

El incómodo momento en el que se miran a los ojos, limpios de mentiras y desilusiones, y ninguno sabe que decir. El incómodo silencio que se crea entre ambos y que los separa más que setecientos kilómetros, y que intentan llenar con sonrisas de resignación y de miedo por no saber que va a ser lo que será.
La incómoda sensación de no tener valor para dar un pasa, hacia adelante para decir "lo siento, te sigo queriendo" o para atrás diciendo "lo siento, pero me propongo olvidarte", que invade a ambos, sin dejarles si quiera decidir que dirección les pide el corazón que tomen.
El incómodo recuerdo de las noches en vela, de las tardes de gritos y de las mañanas de arrepentimiento por ambas cosas. El baile de las palabras que invitaron al viento a moverse, a provocar un huracán, y el murmullo de aquellas que siguen resonando en sus cabezas, queriendo escaparse por la boca.
Y ante todo, la insoportable realidad de saber que a la hora de mover ficha, el tablero cayó al suelo. La partida terminó, y ninguno de los dos ganó, ni siquiera un empate por igualdad de perdidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.