Instagram

martes, 23 de agosto de 2011

teenagers' mistakes


Somos adolescentes, no entendemos de fronteras, nos dan igual las horas, y nos repatean las consecuencias. Tenemos la boca muy grande y la cabeza muy hueca, podemos perder mucho y por eso preferimos ganar. Somos competitivos, luchamos por lo que queremos hasta cuando decimos que dejaremos de luchar. Besamos sin querer y queremos sin besar. Nos reímos de todo porque en realidad nos repatea lo que pase fuera de nuestro ombligo.
Nos rompemos el corazón nosotros solos con nuestras ilusiones adolescentes, creyéndonos que el amor de verdad está en casa esquina, y eso que hay un millón de esquinas y sólo un amor de verdad.
Vivimos de nuestros defectos, nos conocen por las cosas que hacemos mal y ni se acuerdan de si alguna vez hicimos algo bien.
Hemos cometido nuestros errores, mucho, pero no son nada comparados con el porcentaje que nos falta para llenar el cupo. Pero la vida es eso, un embudo de equivocaciones en la que cada vez te equivocarás menos y menos, pero seguirás haciéndolo, y seguirás aprendiendo que para levantarse primero hay que caerse.

Así que, coño, dejadnos vivir para que besemos el suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.