Instagram

martes, 23 de agosto de 2011

-Te echaré de menos.
-No, no lo harás. El primer día ni notarás que me he marchado. Al cabo de una semana sentirás que te falta algo. Puede que dos semanas después te des cuenta de lo que es, de que soy yo, pero hasta que no pasen tres semanas no empezarás a recordar lo que pasamos juntos, y puede, que a añorar esos días que esperábamos no terminarán nunca. Dentro de un mes, habrás olvidado el color de mi iris, o la forma de mis besos, puede que incluso los hayas suplantado por los de otra. Y para cuando este de vuelta, para cuando vuelva a llamar a tu puerta, estarás demasiado ocupado para abrir, o me dirás que no te acuerdas de quien soy y que no hay espacio para mí en ti. Pongamos que en dos meses, ya no existiré para ti.
-¿Y si no es así? ¿Y si por esta vez te equivocas?
-Ambos sabemos que no lo haré, ambos sabíamos que esto no era para siempre Tú me olvidarás, pero yo no volveré a llamarte, ni te buscaré. Ha sido bonito, pero ahora debemos empezar, por separado.
-¿Es que no te cabe en la cabeza que te quiero? Te quiero, joder, TE QUIERO. Y no como un polvo rápido, no como un rollo de una noche. Te quiero para contarte que tal me ha ido en el curro, para aburrirte con mis chistes malos, para hacerte rabiar y sacarte las cosquillas. Te quiero para hacerte enfadar con mis borracheras, que no serán pocas. Te quiero para cuidarte aunque no tengas fiebre y para decirte cada día lo guapa que se te ve recién levantada. Te quiero porque quiero acabar todas las discusiones besándote, y también quiero besarte bajo la lluvia, sobre la nieve y frente al mar.  Te quiero porque quiero ser el único que disfrute de tu sonrisa, de tu verdadera sonrisa, esa que sólo te sale cuando eres feliz de verdad. Te quiero porque quiero envejecer a tu lado, quiero sentarme cada día que me quede a tu lado y ver como pasa el tiempo: besarte en tantos sitios, verte vestida de blanco, ver crecer nuestra vida en ti, ver como nos crecen los enanos, ver como nos pasa factura el tiempo, que haga lo que haga no podrá arrebatarte eso que tu tienes y que al resto del mundo le falta. Te quiero porque te quiero hacer feliz, aunque me cueste mi propia felicidad. Te quiero para siempre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.