Instagram

sábado, 2 de julio de 2011

Y al final,... siempre hay un punto.

Hablo de todo y no sé de nada. Escucho lo que me interesa y lo demás lo ignoro, lo deshecho en el cubo de los "nunca jamás". Entiendo la mitad de las cosas que quiero escuchar, y a veces no me sirve para librarme de los problemas, pero y qué, si algo sé es sacarme las castañas del fuego.
He leído muchos términos y sólo me acuerdo de dos. Vivir. Morir. Morir. Vivir. ¿Cuál ocurre primero? Naces a un infierno, y mueres para vivir eternamente. ¿Naces muerto y mueres vivo? He creado incógnitas y miedos, y me han dado con la puerta en las narices.
Me he quemado muchas veces y siempre con el mismo fuego. Estúpido, pero más saber que volveré a hacerlo, y no poner remedios para evitarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.