Instagram

lunes, 6 de junio de 2011

Y ya son 13.

Y ya van 13. Otro año más en el que te has perdido miles de cosas, aunque muchas quizá es mejor que haya sido así, hoy no quiero ser pesimista. El 13 es el número de la suerte, y por un año quiero enseñarte las cosas buenas que han surgido a partir de ti, y las que se han mantenido.
Hoy quiero enseñarte mi mejor sonrisa, la realmente sincera, la que reservaba para una ocasión especial. Quiero que esta sea un ocasión especial, que cuando mi voz te llegue, sonrías, y que cuando dentro de un tiempo yo lea esto de nuevo, lloré riendo.
Hace un año, te escribí llorando, porque me sentía desorientada. Bueno, ciertamente aún no me he encontrado, y quizás este más perdida que nunca, pero he encontrado a un grupo de personas que valen su peso en oro multiplicado por mil. Me consuela pensar que tú me has guiado hasta ellas, y que de la misma manera, algún día me llevarás a encontrarme conmigo misma de frente.
Quiero hacerte reír, pero no te voy a engañar, sigo siendo una borde, sobre todo con las personas que más quiero, pero voy entendiendo que siempre habrá cosas en los demás que no me gusten, y que lo que tengo que hacer es ignorarlas, y mejorarme a mi misma.
Las cosas no me van tan (tan, tan, tan) mal, y en parte te lo debo. Cuando no puedo más, pienso en ti, y en como superaste cada obstáculo y luchaste por cada día, y que quieres, me siento como una subnormal, pero también me hace fuerte.
Gracias a ti, todos nos mantenemos fuertes, lo creas o no, eres un ejemplo de superación. Y gracias a ti, a tu forma de ser, y a como nos enseñaste a crecernos ante las dificultades, los que no te conocieron y los que están por llegar serán mejores que los que más te queremos.
No serás conocido mundialmente, pero por aquí eres considerado un héroe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.