Instagram

sábado, 14 de mayo de 2011

Los principios suelen estar donde tu los dejas


Aquí estoy otra vez, y vuelvo a presentarte mis principios, por si los habías olvidado. Entiéndeme, aunque no creo que lo hagas, pero siempre necesite mi espacio para construir mis utopías. Las mías propias. Y entonces llegaste tú, y empezaste a escribir sobre las paredes recién pintadas y sobre el suelo recién asfaltado, dejando un pedacito tuyo en cada esquina del minibar.
Nunca quise juzgarte ni ponerte malas caras, pero me estabas comiendo. Estabas arrastrando toda una vida a un pozo sin fondo, y lo más grave no era que yo me dejara arrastrar, sino el hecho de que nada te detuviera. 
Supongo que fue ahí cuando comprendí que los te quiero no saben a nada si no los recibes de la persona que quieres recibirlos.
Creo que me deje ganar. Que mientras peleábamos, comprendí que nada tenía sentido de ser, y que era mejor perder una batalla, que a una persona. Hoy por hoy, lucharía hasta de rodillas.
Siempre fui muy terca, pero ya voy olvidando las razones por las que te quise, y por las que te odie. También se le llama pasar página. Prácticamente, ya me he desecho de las vendas que me cegaste y de las cadenas que me ataban a ti sólo queda polvo oxidado.

Te lo dije, siempre necesite mi espacio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.