Instagram

miércoles, 18 de mayo de 2011

Estas penas no se ahogan, temo que sepan nadar.

Si me busca, ya sabe donde encontrarme. En el bar de siempre, robándole toda la tarde al camarero de turno. Contándole las llamadas de horario indefinido, que podían variar de durar segundos a durar noches en vela. No, venga, seamos realistas. Nunca duraron sólo segundos.
Duraron mi alegría derrapando por tu boca, y mis ojos cerrándose con tus pestañas.
Pidiéndole que deje la botella, que necesito desmayarme. Que he bebido, sí, lo admito, pero necesito ahogar las penas, y éstas, las muy hijas de puta, no se quieren morir ya. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.