Instagram

viernes, 15 de abril de 2011

Wish you were here

15 de abril de 2011.
Querido abuelo, hoy, como mala costumbre que estoy cogiendo, he vuelto a derrumbarme conmigo misma dentro. Pero que te voy a decir que no sepas ya. Las cosas no están siendo fáciles, no digo que lo hayan sido alguna vez, pero cada vez pinta peor. Antes por lo menos veía luz al final del túnel, pero ahora cada paso que doy me acerca más a una oscuridad que me atemora.
Esa es otra de las razones por las que hoy me he dejado caer en mitad de un carril poco transitado. Ya no es sólo que me vea fea por fuera, lo soy también por dentro. Sí, soy una mala persona. Me paso el día hablando de lo que yo quiero, explicando las razones por las que estoy luchando... Estoy tan obcecada conmigo misma que se me olvida que la gente que quiero también necesita una palmada en el hombro y un abrazo de vez en cuando.
No me merezco lo que están aguantando por mi. No les merezco.
Y no te merezco. Sí, porqie se que puede sonar estúpido, y seguramente no sea más que eso, una estupided, pero cuando he empezado a pensar, cuando he empezado a llorar, ha empezado a soplar el aire. Y me ha gustado pensar que eras tú, después de casi 13 años, que me seguias consolando como la niña que se me olvido dejar atrás.
Querido abuelo, han pasado ya unos meses en los que me despierto igual que me duerno, y me admira que todavía me queden lágrimas en los ojos. Las sonrisas forzadas son las peores, porque son las que antes hacen que pierdas los nervios. Es en esos momentos cuando me gustaría sentir tu mano sobre la mia, para que me transmitieras tu fuerza y tus ganas de superarte. Me gustaría que después de todo, me mirarás a los ojos y me dijeras: "Mi niña, superaremos esto".
Pero es imposible. Básicamente, porque ya he olvidado el color de tus ojos y la forma de tus arrugas, después de tanto tiempo.
Y me duele tener que asumir que me queda mucho por vivir antes de volver a estar contigo, aunque la verdad es que tú nunca has dejado de estar conmigo.
Los mejores son los últimos en irse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.