Instagram

martes, 1 de marzo de 2011

A veces es mejor vivir en la ignorancia

Querría decir que fue fácil, que no dolió, que no hubo heridos y que todo salió bien. 
Me gustaría jurar que cuando todo acabó, no sonrei, que no me alegre de mi victoria. Pero mentiría.
Hay veces en las que el camino se vifurca en dos desvíos, y tienes que elegir entre salvar tu vida, o salvar la de un desconocido. Quiza pienses que es fácil. Que hasta puedes apartarte del camino como un cobarde y esconderte entre los escombros de lo que ya se ha destruido, quien sabe ya si por si mismo. 
Pero no es así, no es como jugar al poker y retirarte cuando te dan una mala mano.
Es una guerra. Un reto en el que tienes que ser la más rápida para salvarte. 
Si caes, te quedas atrás. Si lloras, pierdes. Si lo das todo por perdido, despídete.
Es una zona aislada, contagiada de demasiada hipocresía. Y lo peor es que mientras buscas el camino más rápido para llegar hasta un escudo donde puedas sanarte las rasguños, vas viendo como las personas con las que te promestiste que levantarias el mundo, van cayendo una a una, y tú no sales a socorrerlas por una mezcla de orgullo. sudor y temor. Sólo susurras su nombre desde la oscuridad de tu escondite y les pides disculpas con los ojos humedecidos, pero sin llegar a soltar ni una lágrima. 
Cierras los ojos, levantas tu arma un poco y disparas sin ton ni son, que caiga quien caiga. No piensas, actúas. Quién sabe si eres tú la que ha llenado de sangre el campo, quién sabe si sólo llevabas balas de fogeo. A veces es mejor vivir en la ignorancia.
Lo único que es seguro, es que todas las guerras son iguales, incluso las que son por amor.

2 comentarios:

  1. Increíble Ö^^! es tuyo? Porque tiene muchísima razón este texto, un besazo! :DD

    ResponderEliminar
  2. jaja sí, es mio:) muchas gracias!

    ResponderEliminar

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.