Instagram

miércoles, 2 de marzo de 2011

Pisando las mañanas en las que me despertaba con un "Buenos días princesa"

Se levántara un dos de marzo dentro de cinco años, y se dará cuenta de que está llorando, que le cuesta arrancarse el dolor del pecho y que se le marcan los recuerdos en la almohada.
Andará con la cabeza baja, buscándole una razón a ese círculo de fuego que le está atravesando el corazón.
Y un día nos encontraremos por casualidad o por destino, le temblarán las piernas y tartamudeara.

Se dará cuenta de que mientras él me está echando de menos, yo aprendí a olvidarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.