Instagram

lunes, 28 de marzo de 2011

No juzgues un libro por su portada

La mayor parte del tiempo se me olvida y me vengo abajo. Me miró, me veo y me rompo.
Intento disimular que necesito algo que me haga sonreír, que necesito algo que me ayude a la levantarme por la mañana y que me diga: "Hoy estás preciosa".
Escucho canciones que repiten una y otra vez que cada uno es perfecto a su manera, pero no es fácil mirarse al espejo y sacarse todos los defectos.
Tengo un problema conmigo misma, y es que no puedo soportar la idea de verme todos los días igual.

Sí, he pintado un sonrisa en el espejo en el que me miró cada mañana, sólo para recordarme que aunque me cueste ver el exterior, lo que importa de verdad está dentro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.