Instagram

domingo, 20 de febrero de 2011

Mirar al otro lado del camino y ver que camina junto a ti, que te agarra de la mano y que te susurra: "Si tropiezas, te aferraré a mi con más fuerza". 
Y entonces empiezas a correr, notando como tu corazón late a una velocidad de vértigo. Vas sin dirección, no la necesitas, todo pasa tan deprisa. 
Y el sigue ahí, contigo, burlándose de los que prefieren ir despacio.
Siguen sin entender que sólo hay una vida, y que dura poco.
Nosotros disfrutamos de lo que tenemos, porque lo que tenemos nos pertenece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.