Instagram

domingo, 6 de febrero de 2011

Importa menos, duele más.

Letras pedantes que se niegan a pedir perdón, a sentarse en un lado de la habitación a llorar orgullo.
De esas que te cuentan logros de otros como si fueran suyos. De las que se oponen a mirarse al espejo porque saben que no son más que otro cuento.
Letras que crean palabras y que destruyen ilusiones.
Que si las oyes una vez las ignoras, pero el día a día quema la paciencia y derriba la decencia.
Te engaña un te quiero dicho con la boca muy grande y te confiesa un te amo con la boca demasiado pequeña. 
Y entonces, cuando las palabras te pueden, sales a caminar, a mirar como el cielo se viste de negro, a pisar la mierda que te rodea y que se abalanza contra ti.
Duelen las palabras, las que viene de ciertas personas y las que otras nunca dicen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.