Instagram

domingo, 30 de enero de 2011

¿Te he contado alguna vez esa historia que un día me dio por desear hacer realidad?
Él estaba allí, mirando sin mirar, pensando sin pensar. Sólo podía echarla de menos. Sólo podía mirar lejos para que la lluvia no empezara a empañar sus ojos. La quería, lo sabía desde hacia tiempo pero se había negado a escuchar a su corazón cuando estaba con ella. ¿Por qué? Por eso. Porque estaba con ella.
Ella resistía en mirar hacia atrás. Sabía lo que estaba perdiendo, pero cuanto más se alejaba de lo que le convenía, más se acercaba a lo que quería. En su pecho, una puñalada de dolor la helaba el cuerpo, quién sabe si algún día volvería a tener la oportunidad de coger una avión con dirección a cualquier parte que ella pudiera soñar.
La dolía pensar que iba a ser así, pero cada vez que lo pensaba, menos la importaba. 
Mirando al frente, sabía que estaba haciendo lo correcto. Él podría estar mirando ahora mismo las mismas nubes, el mismo trozo de cielo. 
El sólo pensar que volvería a perderse en su mar la hacía acelerar.
Y cuando lo vio, grito su nombre, pero él no pudo escucharla. Estaba perdido pensando en lo que había perdido. Todo.
Así que, corrió tras él hasta alcanzarle, le agarro la mano y le susurro:"¿Todavía estoy a tiempo de decirte que te quiero?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.