Instagram

miércoles, 12 de enero de 2011

Soy de las que caminan por un lado de la carretera pensando que así se mojarán menos. Luces que se acercan, acechando a la oscuridad de la noche.
Unos que vienen, otros que se van. Y yo, la excepción de los andan sin ir en ninguna dirección.
Rayos en la lejanía, lluvia sobre el capo de los coches, sobre el asfalto gastado y sobre mi alma caída.
Quien sabe la razón de la tormeta. Quiza el aleteo de una mariposa, quiza un enfado o quiza el deseo de cumpleaños de alguien que nunca ha bailado sobre charcos.
Infinitos motivos para empaparse la ropa que a veces te preguntas porque sale el Sol.
Pero está bien. 
Porque cuando llueve, es inevitable no mojarse. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.