Instagram

lunes, 10 de enero de 2011

-Resulta agradable ver que a veces las cosas tienen final feliz. 
-Sí. Por lo menos hay algo que mantiene las esperanzas. ¿Sabes? Tu y yo tendremos un final feliz. Te lo juro.
-Pero yo no quiero un final feliz.
-¿Qué? ¿Por qué? Acabas de decir que...
-Que no quiero que haya final.


Di adiós al final feliz de los cuentos del siglo XVIII. Bienvenido al siglo XXI, saluda a las historias que no tienen final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.