Instagram

martes, 11 de enero de 2011

El coraje no te lo regalan ni te lo venden. El coraje te lo enseñan.
Decir que alguien te da la fuerza para seguir está mal dicho. Alguien te enseña a ser fuerte.
Cuesta admitirlo, que somos tan penosos que nos tienen que enseñar hasta a levantarnos cuando nos caemos.

Que nadie nace sabiendo lo jodida que es la vida, porque si lo supiera, nadie nacería. Así que hasta que aprendemos a rasgarnos la piel hasta la sangre y a gritar, no somos más que unos titeres que se dejan manejar. No. Que tienen que ser manejados.
Y lo peor es que, cuando te enseñan una cosa nueva, crees que lo sabes todo.
"Nunca te acostarás sin saber una cosa nueva". Va a ser que sí, que somos un poco penosos.
Porque nos pasamos la vida aprendiendo y sin embargo, al final no dejamos de ser marionetas que vienen y van. Aunque esa es una de las pocas cosas que no se pueden enseñar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.