Instagram

jueves, 2 de diciembre de 2010

¿Y mi candado?

Permiteme el lujo de preguntarte dónde.
¿Dónde has atado nuestro candado? ¿Dónde lo has escondido? ¿Dónde has tirado la llave para que nadie vuelva a abrirlo?
No me hace falta que viajes hasta Italia y los cuelgues en el Puente Milvio como cuentan las historias. No quiero que sea un candado llamativo ni que inscribas con tu propia letra un "Tu y yo, a 3 metros sobre el cielo (y más alto, mucho más). No quiero eso.

Me basta con que los escondas en un lugar único, donde solo tu y yo sepamos donde está, donde seamos tan egoistas que no lo compartamos con nadie. Me basta y me sobra con que cierres los ojos  y tires la llave al aire, sin que te importe donde caiga.

Yo sólo quiero mi candado. Nuestro candado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.