Instagram

lunes, 27 de diciembre de 2010

A punto de decirle adiós a otro año más que se lleva entre sus días risas alegres, risas tristes, risas fingidas, lágrimas de alegría, de dolor.... que se lleva todo lo que se tiene que llevar. Para empezar de cero, otra vez, 365 días después de la última vez. Suena irónico,. pero esta es el decimoquinta año que empiezo de cero.
 Otro año que pasa a formar parte de nuestra historia. Un capítulo más para archivar, aunque dentro de unos pocos más no nos acordemos de que hubo un 2010.
Otro año que aparecerá en los libros de historia. ¿Qué paso en el 2010? ¿Qué podemos decir de este año? Podemos decir que fue el primer año en que la 1 no emitió anuncios y que fue el año en el que los controladores aéreos les tocaron los huevos a muchas personas. Que hubo un gran terremoto en Chile y,  como no, que España se proclamó campeona del mundo.
Mi capítulo del 2010 tiene páginas vacías, páginas llenas y páginas arrancadas. Tiene nombres escritos bien grande, nombres que se repiten mucho, nombres nuevos, y nombres tachados. Como todos, este año he ido dejando atrás a gente para hacer hueco a personas que supieran aprovechar su papel en mi historia.
Lo he pasado mal, pero ya se sabe, "lo que no me mata, me hace más fuerte". Y también lo he pasado bien.
Llegados a este punto de la historia, queda agradecer tanto a esas personas que siguen formando parte de las páginas de mi historia, y, ¿por qué no? También a los que aparecen por primera vez.
A los que ya no van a volver a aparecer, que por suerte no son muchos, gracias también. Ahora ya sé que debo andarme con cuidado para no cruzarme con gentuza como vosotros.

Alzó mi copa y brindo por un año que se va y por uno que viene. Esperemos que sea mejor y sino, pues nada, que se mantenga en su línea. Pero que me deje disfrutar otro año más de la gente que quiero, y que también me deje otro ratito para mirar hacia atrás, recordar, y darme cuenta de lo bien que he hecho dejando atrás este año.
Empieza la cuenta atrás, empiezo de nuevo. Ya sólo nos queda esperar a que la suerte nos sonría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.