Instagram

viernes, 3 de diciembre de 2010

Acércate, quiero contarte un secreto

Cuando sonreimos ejercitamos cerca de 42 músculos de la cara. 42 músculos que se sincronizan para dejarnos mostrar al mundo uno de nuestros tesoros más valiosos.
No siempre sonreimos cuando estamos felices, al igual que si que sonreimos cuando lloramos. A veces.
No obstante, cuando creemos que sonreir es la mejor opción, lo hacemos sistemáticamente.
No somos máquinas, no funcionamos cuando nos aprietan de un botón, y aunque es verdad que a veces perdemos los tornillos, no somos máquinas y a veces no podemos controlar lo que sentimos.
A veces nos debatimos entre el hoy y el mañana y nos quedamos atascados en ayer.
Y aunque no sepas como sentirte, excepto perdida, siempre puedes sonreir.

Quiero verte sonreir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.