Instagram

miércoles, 20 de octubre de 2010

Oscuridad. Eso era todo lo que había. Quizas tuviera mis ojos cerrados y por eso no veia nada. Mis brazos empezaron a subir por encima de mi cuerpo, sentí una brisa azotando mi rostro, y entonces fue cuando me di cuenta de que estaba cayendo.

Todos caemos. Pero puedes elegir si quieres caer en el suelo duro o sobre el barro, y puedes elegir si quieres caer de pie, o de rodillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.