Instagram

martes, 11 de mayo de 2010

-Pon tú mano sobre tu pecho. ¿Lo sientes?
-Oigo un pum,pum... sube y baja ¿qué es?-era una incógnita para él. Nunca se habia puesto a pensar que bajo toda esa dura capa de masa, había un corazón que latia con la fuera de una cañón.
-Tu corazón.
-¿Yo tengo de eso?
-Todos tenemos
-Ah.
-Vale, y ahora, con la mano puesto sobre el corazón, miramé a los ojos y dime que ves.
-Te veo a ti.
-Profundiza.-rasgué mi voz con ansiedad. Estaba impaciente por saber si el realmente sentia lo mismo.
Él respiro profundamente. Cerró los ojos durante un momento. Podía escuchar el aire filtrandose en su interior. Podia notar como su pecho subía y bajaba, cada vez más alteradamente. Abrió los ojos con firmeza, y los mantuvo clavados a los míos.
-Veo un pelo marrón, suave y demasiado perfecto para ser de este mundo. Un cabello que el viento empuja hacia atrás dejando al descubierto una piel suave como el algodón. Rostro propio de un ángel. Veo unos ojos color miel, que son la envidia de todo el que puede apreciarlos. Un color que desde que conozco su existencia es mi color favorito. Unos ojos que moriria por ver antes del último adios.
También veo unos labios carnosos, que me tientan a atacarlos más que cualquiera de las pieles carisimas que haya podido cazar en toda mi vida. Una sonrisa, una dentadura perfecta, más perfecta que él puro marfil. & si el marfil vale millones, tu sonrisa no tiene precio. ¿Eres real? - tocó mi rostro con sus dedos, dulcemente. Era la realidad demasiado inmejorable para ser real.
-¿Lo eres tú?
-Sólo si tu quieres que lo sea.
-Lo quiero. Más de lo que he querido nada jamás en toda mi vida. TE quiero

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.