Instagram

viernes, 8 de enero de 2010

Un nuevo comienzo... 25ºparte

Las agujas del reloj se movían,... "Tik, Tok, Tik, Tok".... ¡Era Insoportable!
Llevaba dos días plantada delante del télefono, tenia los ojos cansados y agujetas por todo el cuerpo, pero yo seguia al pie del cañón.
Sólo esperaba una llamada... SU llamada
El 99% de mi estaba seguro de que nunca llamaría, pero un 1% me mantenía con esperanza,... con una esperanza algo vacía...
Me levanté de la cama y me dirigi hacia el baño. Tenia la cara demacrada:
-Vaya... dos días sin dormir surgen efecto...
Estaba realmente cansada. Abri el grifo y llené mis manos de agua. Notaba como se escurría de mis manos, era refrescante. Me lo arrojé rápidamente a la cara y me empapé todo el cuerpo... frío.
Corrí hacia mi habitación a cambiare. Estaba rebuscando en el armario cuando de repente mi tono sonó. Fui tan rápido a cogerlo que tropecé conmigo misma y cai al suelo, pero eso no me detuvo. Me levanté agilmente y contesté:
-¡¿Si?!
-¿Angy? Vaya, no sabia que te hiciera tanta ilusión hablar conmigo.
-Bren... vaya pensé que eras...-y cerré mi pico de golpe... No sabia como iba a reaccionar si la decía que no era con ella con quien quería hablar, aunque fuera la realidad. Quería colgar enseguida. Aunque las posibilidades eran una entre un millón... no quería que el llamara y mi móvil comunicara...-¡Bren! Lo siento pero mi madre me está llamando, ya hablaremos... ¡un beso!
& colgue. Estaba decidida a mirar el número primero y a contestar después.
Sin duda, estaba perdiendo totalmente la cabeza... pero solo quería que él me dijera algo... algo bueno para mí. Otro día más, y otro, y otro, y otro... y mi rutina no cambiaba. La mirada fija en una pequeña pantalla, esperando a que se iluminara. Era de locos. Era... mi locura personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.