Instagram

domingo, 20 de diciembre de 2009

Un nuevo comienzo...22ºparte

-Prometo ayudarte-me dijo. Yo respondi con un simple y leve "Gracias". Max me acompaño a casa, no queria más fiesta. Subimos el pequeño escalón que llevaba hasta la puerta de mi casa. Max y yo nos miramos, e incosncientemente, me abrazó.
-No te preocupes. Hare todo lo posible por ayudarte. Pero no pienso dejar que te hagan daño...
-No me lo haran-sonreí, feliz. Él no podia verme, pero era la primera vez en mucho tiempo que mi sonrisa era natural.-Si tu estás cerca sera imposible-susurre suavemente, esperando que no me hubiera oido... ni siquiera se porque razón lo dije, pero me salió asi. Acabe comprobando que su oído era tan fino que podria oir hasta el susurro de una abeja.´
Rompió el abrazo, pero sus brazos seguian sujentandome. Nos quedamos mirandonos, y poco a poco fui viendo como sus ojos se aproximaban más a los mios, y como sus labios rozaban los mios...
-Yo... no puedo-dije, apartando la cara. Solté sus manos y entre corriendo en casa. Subi corriendo a mi habitación, la culpabilidad había podido conmigo.
Sentia como mi corazón y mi cabeza se disparaban balas de dolor. Mi cabeza gritaba que tenia que haberle besado, él me habria ayudado a olvidar. Pero mi corazón latía, latía y eso solo se lo debia a una persona... y mi corazón sólo quería a ESA persona....
Me tire en la cama, sintiendo cada disparó como si fuera una batalla real... una batalla sin tregua posible...
Mi corazón y mi cabeza nunca llegarían a un acuerdo, pensaban de maneras muy diferentes...
Y me quede dormida en medio de esa guerra...
A la mañana siguiente, la luz del sol cegó mis ojos a la vez que oía mi móvil sonar
-Angy, me ha dicho mi primo Max que te llamé y que te diga que está tarde a las 6 en la plaza, lo dos solos,.. ¿qué paso ayer chiquilla?
-Nada, nada importante-dudé-Dale las gracias, ¡Adios!
Las palabras salieron ametralladas por mi boca y colgue tan rápido que ni siquiera Brenda consiguiera contestar. Max no se habia enfadado conmigo,o eso parecia, y eso me quitaba un gran peso de encima. Las 6 llegaron muy rápido. Me preparé y baje corriendo a la plaza.
-¡Max! ¿Qué querías?
-Verte... -dijo con tono osco, algo que me hizo estremecerme- Está noche he estado pensando varias ideas para que te acerces a... ¿cómo se llamaba? ¡Da igual! Ninguna de ellas acababa de convencerme, por eso creo que deberia consultarlas antes contigo y llegar a un acuerdo de como lo haremos...
Su voz sonaba irritada al hablar de esto, y sus ojos estaban apagados y sin el brillo de la noche anterior...
-¿Qué te pasa?
Estaba empezando a adoptar un defecto que me irritaba extremadamente, ¿por que no pensaba antes de hablar? Antes por lo menos podía controlar que mi boca estuviera cerrada... pero ahora las palabras de agolpaban en mi boca y salian disparadas cuando las apetecia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.