Instagram

viernes, 4 de diciembre de 2009

Un nuevo comienzo.... 8ºparte

Mi "autodestruccion" ya estaba planeada, habia echo una lista sobre las cosas que me haria volver a verle. Pense en las vias de un tren, pero eso era muy dastrico y no me llevaria al trance, me llevaria directamente a la tumba....
Tenia que pensar rápido, necesitaba estar con él...
Pense en pedir ayuda... pero, ¿que clase de idiota lo haria?
¿Quien se atreveria a decirle a su madre que queria morir por estar con un chico?
Podria haber sido comprensible conmigo, pero nunca habria aprobado mi postura... es más... me hubiera mandando directamente a un manicomio....
¿Qué podia hacer? Estaba sola, en un mundo en el que NO queria estar....
Era idiota....
Empece a llorar... pero las lagrimas solo me hacian recordar su voz....
-Te necesito...¿dónde estás? Debes pensar que soy una mentirosa,... te menti.... te deje solo....

Seguia pasando el tiempo y notaba como cada pedazito de mi corazón roto iba cayendo...
contaba que me quedaban unos 5 pedazitos por caer.... antes de que muriera de dolor....

Necesitaba algo... rápido. Que no me matara pero si que me dejara en coma...
pense....pense.....pense.....y volvi a pensar....

"Bueno aquel coche....". Las palabras de mi hermana resonaban en mi cabeza... y entonces, deje de pensar. La solución llego a mi cabeza, un accidente, un dolor insoportable.... pero no mortal
Corri escaleras abajo y rebusque en el botiquin.... cogi unas gasas y una pequeña tijera....
pero aquel no era ni el momento ni el lugar indicado para mi plan....
-¿Peque?¿Qué haces?¿Qué te ocurre?¿Te has hecho daño?-su voz fue empeorando a medida que veia lo que tenia en mis manos....
-No, nada, estoy bien, solo me he hecho una pequeña herida con... la ca..ma
-Oh...está bien.¿Necesitas ayuda?
-Naa,... estoy bien, tranquila -y me fui corriendo escaleras arriba hasta llegar al cuarto de baño.
Ese era el lugar indicado y el momento adecuado....


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.