Instagram

jueves, 31 de diciembre de 2009

Un nuevo comienzo.... 23ºparte

-No me pasa nada...-dijo con la voz irritada, igual que cuando alguien tiene que decir algo que no quiere.
-Max, te conozco....-no era un amigo de toda la vida, pero era un amigo de verdad...-bueno, te conozco lo suficiente para saber que algo te preocupa...
-¿De verás quieres saberlo?
-¡Pues claro!
-¿Sabes lo qué es querer a alguien tanto como para entregar tu vida por esa persona....
-Claro, lo sabes...
-No he terminado... -mi interrupción le habia molestado, lo notaba en sus rostro...-... y que esa persona tenga en su mente, todo el dia y toda la noche a alguien que ni siquiera sabe que existe? ¿Sabes lo qué es sentir ser el segundo plato? ¿El repuesto? ¿El cambio?-se cuerpo se iba inclinando cada vez más hacia mi, y su voz cada vez sonaba más acusadora...
Mis ojos se iban humedeciendo, no sabia si era el odio hacia mi misma por lo que estaba haciendole o el simple hecho de que me estaba haciendo sentir...  el ser vivo más horrible del universo....
-Sabia que no querrias saberlo....-se giró, indignado por mi reacción...
-No, no.... si... pero no importa
-A ti no te importa nada aparte de ese.... -dijo en tono despectivo y luego... noté como un vacío lo separaba de mi... él no habia andado, no habia movido ni un solo musculo... pero cada vez lo veia más lejos. No queria parpadear, no queria correr el riesgo de volver a perder algo que me importaba...
Él me miro, atonito por mi expresión, bufó y luego se giró y empezo a andar sin volver ni un momento la cabeza...
Estaba aturdida, apunto de desmayarme para siempre....
-El miedo...
-¿Qué?
Me di cuenta de que Max estaba todavia lo suficientemente cerca para escuchar mis susurros...
-El miedo.... el miedo a perder lo que queremos es lo que nos impide ser felices... lo que nos impide aprovercharlo... es... miedo...
-¿Y eso a que viene?-ni yo misma sabia porque esas habian sido las palabras seleccionadas por mi consciencia para ser.. "retransmitidas", pero ahora sentia que todo tenia sentido, aunque ni yo misma me entendia...
-Gracias Max... y, lo siento... de verás, tengo que irme...-mi primera intencion era darme la vuelta he irme, pero, un... impulso del corazón, me llevo a quedarme mirandolo a los ojos y hacer una de las cosas que más deseaba en ese instante. Deje que fuera mi consciencia inconsciente de mis actos la que me guiara y lo besé, lo besé con todas mis ganas, podria ser la última vez... o simplemente podria ser la primera de una serie infinita.... Sus ojos se quedaron mirandome, parecia que el sol se estaba poniendo en sus ojos porque cada segundo que pasaba brillaban más y más.
-Te quiero
-Y yo a ti- y me abrace a él para no encontrarme con sus ojos... ahora me sentia culpable, culpable por tener que darle la razon... era cierto, yo queria a otra persona y el era mi puerto seguro... la otra opción. Él para mi nunca seria nada más que un paño para mis lagrimas.... y aun sabiendolo, habia dejado que se hiciera ilusiones vacias y sin sentido... era estúpida. Asi que le abrace con todas mis fuerzas y eche a correr, no podia volver a verle, eso seria lo peor para los dos...
Corri hasta encontrarme cansada, derrotada,... y en la calle en la que la ilusión me habia hecho una mala jugada. Me encontraba en frente de su puerta. Las manos me temblaban como si manejaran una motosierra y si mi corazón seguia latiendo de esa forma iba a salirse de la orbita solar....
Por una parte sentia que no podia llamar, que solo seria otro problema más en mi complicada vida, pero por otra parte sentia que todo mi mundo estaba al otro lado de esa puerta... necesitaba estar con él como necesitaba el aire....
Mi mano temblorosa fue acercandose a su timbre, en mi interior la locura y la cordura habia hecho una tregua y ambos fijaban su interes en mi decisión, igual que todas y cada una de las ilusiones que tenia. No me sentia ni feliz, ni triste, ni asustada, ni enfadada... simplemente... nerviosa.
"Din,Don".Sonó como una explosión en mi cabeza, pero ya estaba hecho... la tregua termino. La guerra se reanudo en mi interior y sentia cada puñalada de emociones como si fueran a mi a quien estuvieran ahorcando...
Las bisagras de la puerta chirriaron, un escalofrio recorrio todo mi cuerpo y mi corazón se paro de golpe...

1 comentario:

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.