Instagram

martes, 15 de diciembre de 2009

Un nuevo comienzo... 19ºparte

Contesté. No me habia hecho ninguna idea de quien podia ser, pero si me habia esperanzado...

-¿Si?

-¡Angy! ¡Felicidades! Esta tarde pasó a buscarte a las 5 ¿vale? ¡Xao!

-Gra...¿qué?- y colgo antes de que pudiera decir nada. ¿Para que iba a venir Brenda? Me lo imaginaba, y odiaba saberlo porque sus intenciones no eran las mias. Yo solo queria quedarme en casa,... ¿tan dificil era de entender?

El reloj marcó las 5, y el timbre sono. La cosa me sorprendio, era la primera vez que Brenda era puntual...

-¡Hola Hola Caracola!- me dijo con una sonrisa en la cara-¿Prep... vas a ir asi?

Mire mi ropa y puntualize:

-¡No sé a donde pretendes ir!

Ella volvio a sonreir
-¿A donde vamos a ir? ¡A tu fiesta!
-¡¿Qué?! ¡¿Pero tú estás loca?! ¡Yo no quiero fiestas!
Estaba furiosa, pero conmigo misma. Sabia desde el principio las intenciones de Brenda y aún asi no se me ocurrio invetarme algo para evadirla.
-Tarde...-dijo con su pícara sonrisa en la cara. La eche una mirada fulminante y ella entendió mi expresión porque empezo a reirse de mí.
Brenda me tapó los ojos y yo no repuse nada, ¿de qué me iba a servir? Preferia que todo acabara rápido.
Llegamos al lugar de la fiesta, y alli me quitó la venda. Intente parecer indiferente, pero habia que admitir que se lo habia currado mucho, y no pude evitar poner los ojos como platos, cosa que parecio hacer feliz a Brenda.
-¡Guau! Vaya Brenda, te lo has currado... Gracias-dije. La fiesta no me ilusionaba, pero me hacia sonreir que alguien se preocupara tanto por mi... en ocasiones, se agradecia...
-Y todavia no has visto lo mejor...-dijo, y cuando me gire para mirarla ya se habia perdido en el mogollón. Me senté a esperar. No me apetecía bailar, ni hablar con nadie, asi que me limite a sentarme al lado de la comida y a sonreir a todo el que pasaba por allí. Me sumi en mis pensamientos, todavia tenia que aclarar unas cuantas cosas que no me habian quedado claras... pero el debate conmigo misma acabó en la misma conclusión que la otra vez. De repente, Brenda estaba a mi lado, yo estaba tan sumida en mi misma que no me habia dado cuenta de lo que ocurria a mi alrededor.
-Vaya Angy, lo siento, no se donde se a metido....
-¿Quién?¿Qué?
-Tu regalo. ¡Ai! Voy a buscarlo - y se volvió a ir. Yo intente volver a contactar con la defensa y la acusación de mi cabeza, pero entonces noté como alguien me tocaba por la espalda
-Perdón, Mademoiselle. ¿Podria decirme donde esta la cumpleañera?
Ni siquiera me digne en mirar para atras.
-La tienes delante- dije con un tono brusco y hasta maleducado
-Oh... pues felicidades-dijo,y luego oi sus pies echar a andar, seguramente molesto por mi actutid, y mi consciencia jugó en mi contra...
-Perdona, es que...-me gire hacia él, esperando encontrarle de espaldas y andando, pero en vez de eso estaba girado hacia mi y mirandome. Sus ojos azules resaltaban con las luces de la fiesta. Era hermoso, pero no tanto como el que me habia robado el corazón. Inclino la cabeza, en espera de una respuesta-es que no me gustan las fiestas, y Bren... mi mejor amiga ha preparado esto para mi con toda su ilusión y yo lo estoy fastidiando...
Él se acerco hacia mi y se sentó a mi lado. Visto de cerca era aún más hermoso.
-Bueno, si te alegra, no eres la única que está en esa situación...-su sonrisa era tan brillante como la luz que teniamos encima de nosotros.-Soy Max, ¿y tú?-me estiró la mano, de una forma muy cortés.
-Angy, encantada- yo le estrecha la mía, de una forma delicada, y hasta aburrida.
-¡Ohh Vaya! Por fin te encuentro... ¿Angy? Oh...mira que bien ya os conoceis- Brenda apareció como de la nada, habitual en ella. Max y yo nos mirabamos extrañados, ¿cómo podia hablar tan rápido? ¿Y a qué se referia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto

Podría decir tantas cosas que al final me quedo sin nada que decir. Siempre es lo mismo, mil historias que repiten el final. Y aún teniendo la certeza, siempre ansiamos escuchar otra historia para saber si habrá algún desvío de palabras, o un doble sentido, que de la vuelta a todo lo que conocíamos.